Skip to content
¿Quien llama?

A dónde pertenece la lada 984

Origen de la lada 984

¿Alguien trata de comunicarse contigo pero no sabes bien para qué? ¿No se trata de un amigo, familiar, conocido, compañero de trabajo o estudio…? ¿Sospechas que hay algo raro detrás de esta llamada? Si hueles gato encerrado, quédate en este post. Te contamos toda la data sobre la lada 984 y ciertos llamados extraños asociados con dicho prefijo.

¿De dónde es la LADA 984?

La LADA 984 corresponde al estado mexicano de Quintana Roo, que incluye ciudades como Playa del Carmen, Solidaridad, Lázaro Cárdenas y Akumal, entre otros. Seguramente sabes que Quintana Roo es uno de los destinos turísticos más solicitados en el mundo gracias a sus hermosas playas… pero lo que no sabes, es que su gente vive acosada por llamadas telefónicas fraudulentas.

Así es: la lada 984, perteneciente a este estado, en muchas ocasiones se ha utilizado con ciertas líneas para realizar extorsiones virtuales. Los números más frecuentes en este sentido son 984 592 49 99, 984 19 19 741, 984 59 24 999 y 984 191 97 41 (de todas formas, no son los únicos). Algunas personas malintencionadas llaman al azar a un número de Quintana Roo para tratar de sacar dinero a una familia.

Aseguran a la víctima que tienen secuestrado a un pariente y a cambio de su liberación, exigen la entrega de una suma de entre $10 mil y $1 millón de pesos mexicanos. Los delincuentes fingen hablar con los supuestos secuestrados, quienes desde el otro lado ruegan desesperados la entrega del dinero para poder continuar con vida.

Clave lada 984: peligro
Info útil sobre la lada 984

Hay personas que han llegado a negociar la cantidad a depositar con los extorsionadores, quienes a menudo reducen su “precio” cuando la víctima insiste en que no tiene demasiado dinero para dar. Sin embargo, negociar con los malvivientes de la lada 984 es un error. En el siguiente apartado te decimos lo que todo el mundo debería hacer.

Cómo reaccionar frente a estas llamadas

Bueno, en ningún caso tienes que ceder ante las presiones telefónicas; más bien, escucha lo que piden y luego comunícate con tu pariente para verificar que esté bien. A continuación, radica la denuncia en una comisaría cercana.

¡No te dejes extorsionar! Es fundamental detener esta bola de nieve acusando los números fraudulentos ante las autoridades.