Skip to content
¿Quien llama?

Dónde está radicada la lada 868

Info útil acerca de la lada 868

Sí, al igual que tú, nosotros también estamos cansados de esas hartantes llamadas desconocidas. Una y otra vez te molestan a ti que quieres vivir tranquilo y cumplir con tus obligaciones. Pero son tan comunes y repetidas, que debemos enfrentarte a ellas en nuestra web. Te traemos la mejor data sobre la lada 868, para que cuentes con información de primera mano sobre este y otros prefijos telefónicos recurrentes en todo México.

¿De dónde es la LADA 868?

La LADA 868 pertenece al estado de Tamaulipas, México; nuclea numerosas ciudades, entre las que se encuentran Matamoros, El Control, Sandoval, Alfredo V. Bonfil y Sandoval. Lamentablemente, los vecinos de estas y otras localidades de Tamaulipas se han visto sorprendidos por muchas llamadas extorsivas.

La modalidad  más frecuente es el secuestro virtual; los malhechores realizan aquí un trabajo fino para ganar credibilidad. En primera instancia, hacen una llamada para lograr que los familiares de la víctima salgan de la casa. Por ejemplo, les aseguran que deben huir porque su casa está siendo vigilada por un cártel mafioso. Una vez que están fuera, les retienen el celular y llaman a la victima que pensaron en primer lugar.

Le dicen a esta persona que sus parientes han sido secuestrados y le exigen el pago de una alta suma de dinero (más de 100 mil pesos mexicanos en algunos casos). Cuando el ciudadano, desesperado, va a su hogar o llama por teléfono a su familia para tratar de corroborar si está bien, se encuentra con un vacío. Y es entonces cuando cree a pies juntillas los dichos de los malvivientes y hace el depósito del dinero pedido.

Llamadas extrañas con lada 868
Lada 868 y llamadas desconocidas

Cómo actuar con la clave lada 868

Primero diremos lo que NO debes hacer: desesperarte, tener miedo, gritar, insultar, abstenerte de denunciar, entregar dinero, dar datos personales o confirmarlos. ¡Todo lo contrario! Conserva la calma, escucha a tus interlocutores, luego corta y da aviso a la Policía.

En la mayor parte de los casos, las llamadas son un completo engaño. Nadie corre peligro ni hace falta que entregues tus ahorros para salvarte de una situación apremiante. Así que simplemente mantente alerta y no te pongas nervioso cuando veas en la pantalla de tu teléfono una lada que no conoces.